El embajador de El Salvador ante la Santa Sede y la Soberana Orden Militar de Malta en  Roma, Italia, Manuel López, recibió de forma simbólica, un donativo de 800 fardos de ropa nueva para las personas que resultaron afectadas por la Depresión Tropical 12E.

El donativo fue recibido el pasado 23 de noviembre en la ciudad de Nápoles, específicamente en el Barco Bausán de las instalaciones portuarias de dicha ciudad. En los próximos días dicho donativo será enviado a El Salvador desde uno de los puertos de Italia.

El diplomático explicó que el cargamento de ropa, que tiene un valor aproximado de 100 mil euros (alrededor de $133 mil dólares), forma parte de un cargamento mayor que fue donado por la Comunidad Sant’ Egidio en esa nación europea.

Además del embajador López, en el acto de entrega  estuvo presente el ministro consejero de la embajada salvadoreña, Rogelio Atilio Milla. Los diplomáticos fueron recibidos por el Director Interregional de Aduanas para las Regiones de Campania y Calabria,  Alberto Libeccio y el Director de la Oficina de la Aduana de Nápoles, Salvatore Falco.  

El Papa Benedicto XVI impartió una “especial bendición apostólica” a El Salvador al conmemorar 60 años de ordenación sacerdotal del Sumo Pontífice, que tuvo lugar en la solemnidad de los apóstoles Pedro y Pablo. 

La bendición apostólica de su santidad a nuestro país fue en respuesta a la felicitación del Gobierno y pueblo de El Salvador presentada por nuestro embajador ante la Santa Sede, Manuel López.

“Deseamos también expresarle el más alto sentimiento de gratitud por la labor pastoral de Su Santidad por el bien de la Iglesia y por todos sus esfuerzos por la paz y el diálogo entre las naciones, la defensa de la vida y la unidad de los cristianos de todo el mundo. Le rogamos al Santo Padre  que reciba nuestros sentimientos de solidaridad y profundo respeto”, reza un párrafo de la misiva enviada al Vaticano.

Su Santidad se mostró complacido con el saludo salvadoreño “ante esta delicada atención, a la que gustoso corresponde suplicando al Señor que ayude a esa amada nación en el camino de la justicia, la paz y la solidaridad. Con estos sentimientos, el Papa le imparte de corazón una especial bendición apostólica, que complacido hace extensiva a los hijos e hijas de ese noble país”, reza la carta de agradecimiento del Sumo Pontífice.

El Ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Hugo Martínez, sostuvo este martes 3 una reunión con el secretario de las Relaciones con los Estados del Vaticano, monseñor Dominique Mamberti, responsable de dirigir el trabajo de la Santa Sede con los gobiernos civiles del mundo y los organismos internacionales.

El encuentro, celebrado en el marco de la visita que el canciller salvadoreño realiza a la Santa Sede e Italia, tuvo como objetivo estrechar la relación de El Salvador con el Vaticano, a través del intercambio de visiones sobre diversos temas, tales como el compromiso del gobierno con el respeto a los derechos humanos, la consolidación de la paz y la reconciliación en el país, el combate a la pobreza, y también sobre monseñor Óscar Arnulfo Romero.

Al respecto de este punto, monseñor Mamberti destacó que la muerte del arzobispo Romero fue un hecho muy impactante para la Iglesia, ya que este “no pertenece a un grupo determinado, sino que es la figura de un obispo que fue asesinado mientras estaba en medio de su pueblo celebrando la misa”.

Por otra parte, el canciller Martínez  agradeció la ayuda social y humanitaria que realiza la Iglesia Católica en El Salvador, a través de distintas organizaciones y programas.

En el marco de su visita a Italia, en 2011,  el Ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, celebró el 3 de martes un encuentro con representantes de la comunidad de San Egidio, una asociación pública de laicos, reconocida por la Santa Sede, dedicada a la divulgación del Evangelio y a la caridad en Italia y en más de 70 países de diferentes continentes.
Entre estas naciones se incluye El Salvador, primero en el que tuvo presencia en la región latinoamericana, en 1980, tras el asesinato de Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

En este encuentro participaron el Viceministro de Relaciones Exteriores de Italia, Vincenzo Scoti, y por la Comunidad de San Egidio, Mario Giro, encargado de Relaciones Exteriores de la asociación; Paola Cortelessa, responsable para América Latina; y Giovanni Impaglia Rozzo, representante de la Comunidad.
El ministro Martínez les agradeció toda la ayuda que la asociación ha brindado a El Salvador, trabajando con los sectores más vulnerables de nuestro país, como los ancianos y jóvenes en situaciones de alto riesgo.
En 2001, luego de los terremotos sufridos por El Salvador a inicios de ese año, esta asociación realizó una colecta a favor de las víctimas, entregando seis toneladas de artículos de primera necesidad. En diciembre de 2010, ofreció una cena navideña a cuatro mil indigentes, entre ellos ancianos, señoras y niños. La Comunidad de San Egidio envía además, a través del proyecto “Por un mundo sin violencia”, financiamiento para los gastos de estudio de menores en riesgo y para la inserción de jóvenes en programas de educación formal, de inserción laboral, que brindan apoyo afectivo y psicológico.
El canciller acordó realizar las gestiones para firmar un acuerdo sede entre el gobierno de El Salvador y la Comunidad, para que esta se encuentre oficialmente establecida en el país y pueda coordinar desde ahí sus labores en toda Latinoamérica.
Asimismo, recibió, como representante del gobierno salvadoreño, una invitación para que el presidente Mauricio Funes asista como ponente a la próxima celebración de la Jornada Mundial por la Paz, a la que anualmente concurren representantes de diferentes religiones del mundo.

 El ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Hugo Martínez, participó el 1 de mayo de 2011 en la ceremonia de beatificación de su santidad Juan Pablo II, celebrada en la plaza San Pedro, en la ciudad del Vaticano.

El canciller Martínez asistió a la ceremonia como representante de El Salvador, acompañado del embajador del país ante la Santa Sede, Manuel López.

“Fue un acto histórico, lleno de mucho simbolismo, que nos ha hecho reflexionar sobre el importante rol que jugó Juan Pablo II no solo para la iglesia católica, sino para el mundo entero”, valoró el canciller salvadoreño.

De los actos participaron también representantes de otros países de Latinoamérica, entre ellos el presidente mexicano, Felipe Calderón, y su homólogo hondureño, Porfirio Lobo. A nivel ministerial, asistieron también los cancilleres de Colombia, Chile y México.

En los días posteriores, el ministro Hugo Martínez continuó su visita de trabajo en esta misma ciudad, donde sostuvo reuniones con el secretario de Estado del Vaticano, Monseñor Dominique Mamberti , y con el postulador de la causa de Monseñor Romero, Monseñor Vincenzo Paglia .

Página 11 de 11