El embajador de El Salvador ante la Santa Sede, Manuel Roberto López, acompañó recientemente, en el Vaticano, al ministro de Turismo, José Napoleón Duarte, quien estuvo presente en la Audiencia General oficiada por su Santidad, el Papa Benedicto XVI, en la Basílica de San Pedro, teniendo la oportunidad de saludarlo, en nombre del pueblo salvadoreño.

La asistencia de Duarte a la ceremonia se da en el marco de la participación de nuestro país en la Feria Internacional de Turismo “B2B”, celebrada en Rimini, Italia, del 18 al 20 de octubre.

Un día antes de iniciar ese evento, el representante de la cartera de Turismo realizó, en las instalaciones del Instituto Italo-Latinoamericano (IILA), una presentación de los lugares y de la cultura de nuestro país, bajo el título “El Salvador Affascinante”. Aquí, el funcionario anunció, además, la recién creada ruta turística “City Tour Monseñor Romero”, la cual ha sido diseñada para honrar la memoria de monseñor Óscar Arnulfo Romero, guía espiritual de los salvadoreños.

En esta exposición estuvieron presentes la embajadora de nuestro país en Italia, Aída Santos de Escobar, el Embajador de El Salvador ante la Santa Sede, Manuel Roberto López, autoridades del IILA y empresarios del sector turístico de esa nación europea. También asistieron representantes de la diáspora nacional.

El embajador salvadoreño ante la Santa Sede, Manuel Roberto López, encabezó la delegación nacional que asistió a la eucaristía de despedida del padre Antonio Guidolin, capellán de los latinoamericanos y fundador de la Misión Latinoamericana en Roma. La misa tuvo lugar en la iglesia Santa María de la Luce, este 30 de septiembre.
 
Durante la ceremonia, los funcionarios salvadoreños, junto a la representante de la comunidad de compatriotas residentes en la capital italiana, Nimia Aguilar, entregaron al religioso un diploma en reconocimiento a sus esfuerzos en favor de los inmigrantes de nuestro país. También participaron representaciones del resto de naciones latinas de América.
 
El padre Guidolin, de origen italiano, acompañó durante 12 años a las comunidades de inmigrantes latinoamericanos radicadas en esa ciudad. En los próximos días será sustituido por el padre Luis Hernán Olivos Aguilar, de origen chileno. Ambos sacerdotes pertenecen a la Orden de los Misioneros Seculares Escalabrinianos, fundada en 1887 por el  beato Giovanni Battista Scalabrini, y que actualmente cuenta con presencia en 30 países alrededor del mundo,  en donde trabajan principalmente en favor de los migrantes.
 
Una vez celebrada la eucaristía, los asistentes se reunieron en los salones del templo religioso para degustar platillos típicos de los diversos pueblos de la región y estrechar los lazos de amistad entre naciones.

 

Las representaciones diplomáticas de El Salvador ante el gobierno italiano y ante la Santa Sede, junto a la comunidad salvadoreña residente en Roma y sus alrededores, celebraron el pasado 16 de septiembre el 191 Aniversario de la Independencia Centroamericana.  

Desde temprano, decenas de compatriotas se reunieron en las instalaciones de la Basílica del Sagrado Corazón Inmaculado de María para participar de una misa en honor a la gesta independentista. La eucaristía fue oficiada por el sacerdote salvadoreño Carlos Blanco y fue amenizada por el coro de la Parroquia Santa María Della Luce.

Seguidamente, con la entonación del Himno Nacional dio inicio el acto cívico, en el que el niño Raúl Funes fue el encargado de declamar la Oración a la Bandera Salvadoreña. 

Luego, la embajadora en Roma, Aída Santos de Escobar, haría un recuento del proceso de emancipación centroamericana, destacando “el heroísmo de la proclama independentista del 15 de septiembre de 1821”.

En la celebración también participaron el embajador ante la Santa Sede, Manuel López; y diputadas de la Asamblea Legislativa salvadoreña, quienes se encuentran en Roma atendiendo la Conferencia Mundial 2012 sobre  Parlamento Electrónico.

Para  finalizar, se realizó un convivio en el que los compatriotas tuvieron la oportunidad de revivir con las memorias y experiencias en su tierra natal, entre platillos y bebidas típicas de la gastronomía cuscatleca.

 

Con una solemne Eucaristía ofrecida en la Iglesia de Santiago y Montserrat, en Roma, las Embajadas de El Salvador y del resto de los países de Centroamérica acreditadas ante la Santa Sede, celebraron el pasado 20 de septiembre el 191° Aniversario de Independencia de la región.

La ceremonia estuvo oficiada por el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos -organismo de la Curia Vaticana-, cardenal Antonio Cañizares Llovera, y fue concelebrada por el vicario general de la Arquidiócesis de San Salvador, monseñor Jesús Delgado Acevedo, y el sacerdote salvadoreño, Carlos Blanco.

Por su parte, el representante nacional ante la Santa Sede, Manuel Roberto López, aprovechó la lectura de la Plegaria Universal para elevar una oración en honor a monseñor Delgado, quien llegó a la Ciudad del Vaticano en el marco de la celebración de su 50 aniversario de ordenación sacerdotal.

A la conmemoración de la gesta emancipadora centroamericana asistieron representantes del Cuerpo Diplomático acreditado en el Vaticano, jefes de Misión de las Embajadas centroamericanas acreditadas ante el gobierno de Italia, funcionarios de la Secretaría de Estado de la Santa Sede, y representantes de organismos internacionales.

Las Embajadas de El Salvador  ante la República de Italia y ante la Santa Sede , junto con la diáspora residente en Roma, celebraron el pasado 5 de agosto una misa en honor al Divino Salvador del Mundo. 

La liturgia tuvo lugar en la parroquia San Giusseppe Moscati, al sur de la capital italiana. Dicho templo ha sido designado por la Oficina Diocesana y Regional para la Pastoral de las Migraciones de la Santa Sede, como el lugar de encuentro y oración de la comunidad salvadoreña residente en esa ciudad. 

Para dar inicio a la ceremonia, la embajadora Aída Santos de Escobar  dio la bienvenida a todos los devotos que acudieron a la parroquia.  Acto seguido, el padre Jaime Leonel Romero – originario de Cojutepeque, El Salvador – ofició la misa, asistido por el vicepárroco de San Giuseppe Moscati, Luca Gandolfi. 

Los cánticos  estuvieron a cargo del Grupo Musical Latinoamericano, conjunto integrado por músicos salvadoreños y de otras nacionalidades de América Latina, quienes interpretaron un repertorio especial de alabanzas propias de nuestra región. 

Tras finalizar la liturgia, se realizó un convivio en el que los compatriotas intercambiaron historias y recuerdos de su tierra natal. 

Las representaciones diplomáticas de El Salvador ante el gobierno italiano y ante la Santa Sede representaron a nuestro país en “La fiesta de los pueblos”,  celebración que reúne anualmente a diversas comunidades de migrantes que residen en Italia. 

El festejo se realizó el pasado 20 de mayo en la plaza de la Basílica de San Juan de Letrán, en la ciudad de Roma.

Esta es la primera vez que una delegación salvadoreña participa en este evento, en el que visitantes de diversas nacionalidades tuvieron la oportunidad de conocer algunos matices de nuestra cultura, a través de la exhibición fotográfica “Los pipiles”. También se mostraron videos artísticos y culturales en los que se proyectó el arte, las costumbres y tradiciones cuscatlecas. 

Entre las personalidades que interactuaron con la representación nacional está el alcalde de Roma, Gianni Alemanno; el director de la Oficina de Migrantes de la Diócesis de Roma, monseñor Pierpaolo Felicolo y el capellán de la Comunidad Latinoamericana  en esta misma ciudad, Antonio Guidolín.

 Asimismo, la actividad fue propicia para promover a nuestro terruño como un destino turístico, y se registró a todos aquellos interesados en visitar nuestro país, a quienes posteriormente se les enviará mayor información sobre los diversos destinos que pueden encontrar en El Salvador.

La Fiesta de los Pueblos surgió hace 21 años, como una pequeña fiesta de algunas comunidades de extranjeros radicados en la zona. Actualmente, es reconocida como la fiesta anual de los migrantes en la Diócesis de Roma, la cual busca sensibilizar a la sociedad y al Gobierno italiano sobre el tema migratorio.

 

Las Embajadas de la República de El Salvador ante el Gobierno de la República de Italia y ante la Santa Sede celebraron el pasado domingo 13 de mayo el “Día de la Madre”, junto con la comunidad salvadoreña residente en Roma. Al acto se hizo presente la embajadora de El Salvador ante el Gobierno de Italia, Aída Santos de Escobar, y representantes de ambas embajadas.

El evento inició con una Eucaristía oficiada por el sacerdote salvadoreño Wilfredo Centeno, quien resaltó la figura de la madre  y dedicó la misa a ellas. Posterior al acto religioso, la embajadora Santos de Escobar ofreció unas palabras de reflexión y felicitación a las madres asistentes a la actividad.

 Asimismo, aprovechó la oportunidad para anunciar formalmente sobre la implementación de la Ley Especial Para la Protección y Desarrollo de la Persona Migrante Salvadoreña y su Familia (LPDM), haciendo el llamado a la comunidad a asociarse legalmente, a la vez que informó sobre los beneficios de la referida Ley en la garantía de los derechos de los salvadoreños en el exterior. 

La celebración continuó con un almuerzo de comida salvadoreña preparado por los miembros de la comunidad, números artísticos, rifa de regalos y entrega de rosas a las madres asistentes.

La actividad se desarrolló en la Parroquia San Giuseppe Moscati, en el Barrio de Anagnina de la ciudad de Roma, y tuvo una numerosa asistencia de salvadoreños y salvadoreñas que se dieron cita al lugar a festejar a las madres, quienes agradecieron a la embajadora Santos de Escobar por el acercamiento que el Gobierno del Presidente Mauricio Funes está teniendo con los salvadoreños residentes en Italia. 

El  viceministro  de  Cooperación  para  el  Desarrollo,  Jaime  Miranda, suscribió  este  10  de  mayo, en la ciudad de Roma, Italia, un Acuerdo de Sede entre la República de El Salvador y la Comunidad de San Egidio.

La  Comunidad  de San Egidio es una asociación de laicos fundada en Roma en 1968,  a  la  luz  del  Concilio  Vaticano  II.  Actualmente  cuenta con el reconocimiento  de la Santa Sede y  del Consejo Económico y Social (ECOSOC) de  la  Naciones  Unidas, como miembro del mismo, en carácter de “Organismo Consultivo Especial”. Tiene representación en  70 países a través de más de 50,000 miembros.

Las  actividades  de  la  Comunidad  son  principalmente  la realización de proyectos  a favor de la paz, la justicia y la solidaridad con las personas necesitadas y víctimas de crisis humanitarias.

En  El  Salvador, la Comunidad  ha trabajado desde  los años del conflicto civil en diversos esfuerzos para liberar a la juventud y niñez salvadoreñas de la influencia de las maras y de la violencia, a través de la educación y el  aprendizaje de oficios.  Además de lo anterior, la Comunidad ha sido un importante  impulsor   y un gran apoyo en la causa de canonización de Mons. Oscar Arnulfo Romero.

Adicionalmente,  la  Comunidad se ha mostrado siempre solidaria durante las catástrofes   naturales   sufridas  por  nuestro  país,  ayudando  en  la construcción  de  casas  para  los  desplazados  y  en el envío de ayuda de emergencia para los mas necesitados. El más reciente reflejo de ello fue la ayuda coordinada para las víctimas  de la depresión tropical 12 E, en donde la  Comunidad  materializó  el envío de un donativo de más de 500,000 euros provenientes de Italia.

Con  el actual acuerdo, cuya firma se concretó gracias a la coordinación de la  Embajada de nuestro país ante la Santa Sede, el Gobierno de El Salvador favorece   el   establecimiento  de  una  normativa  legal  que  regule  el funcionamiento  de  la representación de La Comunidad en nuestro país y que potencie su cooperación en beneficio de los más necesitados.

De  parte  de  la Comunidad de San Egidio, el acuerdo fue firmado por Marco Impagliazzo,  presidente  de la misma, habiendo además contado el acto  con la  participación  de la Embajadora de El Salvador ante Italia, Aída Santos de  Escobar,   del  Embajador  de  El  Salvador ante la Santa Sede , Manuel Roberto  López, de representantes del cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede y de miembros de la Comunidad de San Egidio en Roma.

La Embajada de la República de El Salvador ante el Gobierno de Italia, conjuntamente con la Embajada ante la Santa Sede, conmemoraron el pasado 22 de marzo el XXXII aniversario del martirio de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, con una Eucaristía celebrada en la Basílica de San Bartolomeo All’Isola, oficiada por Monseñor Juan Carlos Domínguez, Rector del Colegio Sacerdotal Altamonte de la ciudad de Roma. 

Antes de dar inicio la liturgia eucarística, el embajador salvadoreño ante la Santa Sede, Manuel López, hizo una semblanza sobre Monseñor Romero, en la que se refirió a los principales pasajes de la vida del arzobispo, centrándose en los aspectos relevantes de su martirio.

En tanto, la embajadora Aída Luz Santos de Escobar, al finalizar la Santa Misa, hizo referencia a la relevancia e importancia que el gobierno del Presidente Mauricio Funes ha dado a la figura de Monseñor Romero, así como a sus valiosas enseñanzas, al tiempo que agradeció a la concurrencia por haber participado de la conmemoración.

La Basílica de San Bartolomeo All’Isola fue dedicada por el Papa Juan Pablo II a los nuevos mártires de la iglesia; y en ella se encuentra custodiado el Misal que monseñor Romero utilizaba el día que fue asesinado, el cual se usó en la procesión solemne de entrada a la celebración de la eucaristía.

La misa fue concelebrada por ocho sacerdotes, en su mayoría salvadoreños. Asimismo,  participaron varios seminaristas de El Salvador, mientras que la animación estuvo a cargo del Coro Latinoamericano de la Iglesia Santa María della Luce de Roma. 

Al acto religioso se hizo presente un buen número de la comunidad salvadoreña residente en la ciudad de Roma, Cuerpo Diplomático acreditado ante el Gobierno de Italia y la Santa Sede, representantes de Organismos Internacionales  y miembros de la Comunidad San Egidio.

La Embajada de la República de El Salvador ante el Gobierno de Italia, conjuntamente con la Embajada ante la Santa Sede, celebraron este 30 de enero, en el marco del XX Aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, la conferencia “El Cambio y la Unidad Fortalecen la Construcción de la Paz”, dictada por la ex-parlamentaria Nidia Díaz.

“Es necesario fomentar la memoria histórica  para que no haya otro conflicto armado en El Salvador, las guerras son muy crueles y se debe inculcar a las futuras generaciones que las diferencias de pensamiento no es necesario resolverlas por la vía armada”, expresó la disertante ante  invitados especiales, en su mayoría del Cuerpo Diplomatico de Latinoamerica ante el Gobierno de Italia y la Santa Sede; así como representantes de organismos de Naciones Unidas que asistieron al evento, desarrollado en la sede del Instituto Italo-Latino Americano, en la ciudad de Roma, Italia.

La Embajadora de  la República de El Salvador ante el gobierno de Italia,  Aída Santos de Escobar, resaltó el apoyo que gobiernos amigos dieron en su momento para impulsar el proceso de negociación que culminó con la firma de los acuerdos de paz en Chapultepec, México, hace 20 años, ayuda sin la cual no hubiera sido posible terminar con el conflicto armado que cobró la vida de miles de salvadoreños.

Para concluir, el Embajador de la República de El Salvador ante la Santa Sede, Manuel López, agradeció a los asistentes a la conferencia; a quienes se entregó el libro “El Salvador, De la Guerra a la Paz negociada”, producido por el Ministerio de Relaciones Exteriores.